lunes, 2 de abril de 2012

La clave para tener los mercados exteriores "en el bote"


En su mayoría, los productos que utilizamos se presentan en paquetes, que son parte del producto y finalmente parte de nuestra vida diaria debido al uso repetido, esto especialmente en el caso del sector agroalimentario. La marca, normalmente es útil para que en el uso de un producto exista familiaridad y como promesa de fiabilidad, y el packaging, es otra de las maneras que existen para una compañía de crear marca, es en esencia la decisión del packaging un ejercicio de comunicación, sobre los valores que queremos transmitir y que carta de presentación queremos dar al cliente.

Es a día de hoy un hecho que las compañías han interiorizado que un buen packaging es importante a la hora de presentar el producto en cualquier mercado, y más aún en los inicios en mercados exteriores, donde la elección del producto y la siempre necesaria primera prueba pasan por entrar por los ojos del cliente, ya que no existe una historia de la marca en el mercado que haga que el producto se compre por rutina o por ser considerado el idóneo por parte del consumidor para cubrir su necesidad. Por tanto, recuerde, si está planteándose comenzar un proceso de internacionalización, estudie su packaging para hacerlo lo más deseable posible.

En el caso de los mercados de exportación, donde los presupuestos de publicidad suelen ser menores que en el propio país, el packaging suele funcionar como embajador de la marca, y debe de comunicar, proximidad y familiaridad a la vez que tiene que ser funcional.

Como ya decía David Romero en su artículo Como se genera ( y no se genera) marca país, accesible en este link (http://www.worldwtrade.blogspot.com/2011/11/como-se-genera-y-no-se-genera-marca.html) durante muchos años las marcas españolas se han dedicado a producir dejando en manos de “otros” la distribución, comercialización y promoción de sus productos. En el mundo del branding este sería un error bastante grande ya que la idea debería de ser crear valor y ventajas competitivas sostenibles durante el tiempo, y aunque parezca complicado de justificar esto también se consigue mediante el packaging.

Es paradigmática, aunque no corresponda al sector agroalimentario la estrategia de packaging de Panamá Jack, que al entregar sus botas en un baúl, demostraba una estrategia muy acertada al asociar el packaging a los deportes y el turismo de aventura, dando valor al producto, ya que muchas veces el packaging no se desechaba por la utilidad del embalaje y este seguía mostrando la marca en las casas donde existiera alguno de ellos y seguía apoyando al reconocimiento de marca.

A continuación se mostraran algunos ejemplos de packaging y labeling que han ayudado a empresas del sector de agroalimentario a incrementar sus ventas.

MEDITERRANEAN CROP Empresa que vende sal con estos atractivos y funcionales envases de aluminio alimentario, ideados y fabricados con el objetivo de proteger el producto de la acción de los rayos solares y de la humedad ambiental. En este caso, existe también innovación en el producto, ya que las sales tienen diferentes sabores



VIUDA PIFARRÉ Es una empresa de Lleida, que desde 1911 se ha dedicado a la fabricación de dulces. Hasta hace relativamente poco tiempo, la empresa se dedicaba a vender a granel, por lo que el cambio que han dado hacia un packaging innovador y desarrollo de productos nuevos es muy estimable. Este esfuerzo les ha servido para poder exportar sus productos a diversos países.



LA CATEDRAL DE NAVARRA es la gran apuesta de la familia Sainz, que lleva más de 70 años en el sector de las conservas vegetales gracias a su compromiso con la calidad y a su respeto por los productos naturales. Sus cuidados diseños, acompañados de su gran calidad les han permitido quintuplicar las ventas en el exterior, además siguen esperando crecimientos de entorno al 300% en este respecto. Lo que demuestra que la apuesta por ser la primera compañía que se aleja de las latas de metal con pegatinas en tonos ocres es una buena estrategia.



LA AMARILLA DE RONDA
Este aceite con más de 200 años a sus espaldas, ha unido la calidad de las aceitunas de la ciudad de Ronda, que le ha conferido una puntuación de 90 sobre 97 en la clasificación de Flos Olei, situándole como uno de los veinte mejores aceites del mundo en el campo ecológico. A todo esto se le une Philippe Starck diseñador, creador y arquitecto francés de prestigio internacional. Starck es el Director Artístico de LA, habiendo creado la imagen de los aceites LA Organic y otros productos.