lunes, 2 de julio de 2012

Níger, ¿Hacia un futuro mejor?

Níger, no confundir con Nigeria, es un país con más de 16 millones de habitantes situado al sur de Argelia y Libia y fronterizo con Mali, Burkina Faso, Benin, Nigeria y Chad. Níger conoció momentos políticamente complicados con el golpe de Estado del 18 de Febrero de 2010 y recientemente ha vuelto a una vida constitucional normal con la elección de Mahamadou Issoufou como presidente el 7 de Abril de 2011.

Níger es, con un Índice de Desarrollo Humano (IDH) del 0.266, uno de los países menos desarrollados del mundo, ocupando en 2011 la 186a posición de 187 países. El 60% de los nigerinos viven por debajo del umbral de la pobreza, con menos de 1 USD al día. Y el 80% vive con menos de 2 USD al día. Sólo el 42% de la población tiene acceso al agua potable, siendo la media del continente un 64%, y a pesar de las importantes reservas de agua subterráneas que tiene el país, de las cuales solo aprovecha menos de un 20%. Otro dato, el 80% de los fallecimientos de niños de menos de 5 años se debe a la falta de acceso a agua potable.

En 2011, Níger ha conocido una contracción en su crecimiento económico debido a varios factores:

  • Las pocas lluvias que han tenido repercusiones importantes sobre las cosechas del país.
  • Las repercusiones de las crisis en Costa de Marfil, Nigeria y Libia. Entre otras, la vuelta a Níger de más de 300 000 emigrantes y el empeoramiento del paro juvenil.

Por estos factores, en 2011 el PIB aumentó solo un 4,2% frente al 8% de 2010. Sin embargo, las perspectivas a medio plazo son buenas ya que después de una tasa de crecimiento estimada de 11,2% en 2012, se prevé que el crecimiento se estabilice en el 6% a partir de 2013. Dicho crecimiento se verá reforzado por las inversiones masivas en el sector petrolífero y la consolidación del marco macroeconómico.

En cuanto a la repartición de la economía, el sector primario representó el 42,3% del PIB en 2011, frente al 43% de 2010. Por lo tanto, el peso relativo del sector primario en la economía nigerina se ha mantenido. El sector secundario, el más débil de la economía nigerina, sigue representando alrededor de un 16% del PIB. Pero cabe destacar que el 42,2% de las actividades del sector son relativas a actividades de extracción, sobre todo de uranio. En cuanto al sector terciario, éste representó el 42,4% del PIB en 2011 y tuvo un crecimiento real del 6,6% en el mismo año. Esta significativa progresión se debe a las actividades no mercantiles de la economía, sobre todo en temas de educación y salud, consecuencia de la progresiva normalización social y política.

La política presupuestaría de Níger está en una dinámica positiva, con la vuelta de la cooperación financiera y las inversiones en los sectores mineros y petrolíferos. Los sectores prioritarios para el país son la educación, la salud, el desarrollo rural y las infraestructuras. El acuerdo presupuestario entre Níger y el FMI ha permitido al país firmar un nuevo programa económico trienal mediante la aprobación de una ayuda de 121 millones de USD por parte del FMI en marzo de 2012. Este nuevo programa debería reforzar la estabilidad macroeconómica a medio plazo.

Como subraya el informe 2012 de Doing Business, Níger no se ha emprendido ninguna reforma importante para mejorar el entorno de los negocios y relega al país al puesto 173º sobre 183 en cuanto a facilidad de hacer negocios. Esto viene motivado por varias causas, entre las cuales están la alta corrupción, la incoherencia de algunas reglamentaciones, la debilidad institucional y la dificultad de accesibilidad a los créditos y a la propiedad inmobiliaria.

Los sectores mineros y petrolíferos son los responsables del gran impulso del PIB previsto para 2012. Sobre todo, la puesta en marcha a finales de 2011 de la refinería de Zinder, en el Sur del país. Dicha refinería, que tiene una capacidad de 20 000 barriles al día, para un consumo interno de 7 000 barriles diarios, permitirá disminuir el déficit estructural en la balanza comercial. Dicha refinería hará de Níger un exportador neto de productos petrolíferos antes de 2013. También las inversiones relativas al proyecto de explotación de una nueva mina de uranio permitirán duplicar la producción de dicho metal entre 2012 y 2016, convirtiendo Níger en el segundo productor mundial de uranio.

Níger es, hoy en día, uno de los países más pobres del mundo, pero su vuelta al escenario internacional, con las ayudas económicas que esto implica, y la puesta en marcha de varios programas que ayudarán al desarrollo económico y social del país, permite ser un poco más optimista en cuanto al futuro del país y de sus habitantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada